32.5 C
Tepic
viernes, junio 9, 2023

Los retos para garantizar un medio ambiente sano

El Gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero se ha hecho presente en el escenario de las conflagraciones (naturales o provocadas malintencionadamente), que el fuego ha avasallado.

Equilibrio ecológico, clave

Los retos para garantizar

un medio ambiente sano

ESCRIBE: ERNESTO ACERO C.

El Gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero se ha hecho presente en el escenario de las conflagraciones (naturales o provocadas malintencionadamente), que el fuego ha avasallado. No se trata de una reacción ante una fatalidad, sino de la convicción que guía su forma de actuar. Acciones y convicciones reunidas con un fin: proteger y rescatar al medio ambiente.

También ha actuado frente a los actos de depredación del ambiente que pone en peligro no solamente a ciertos biomas, sino al derecho mismo a un medio ambiente sano. Me refiero en este último caso, a las explotaciones de materiales de construcción que se hacen de manera irracional y con la cobertura de una legalidad sospechosa.

Un derecho humano consagrado constitucionalmente, es el del medio ambiente sano. La ley reglamentaria se refiere a este como el derecho de las personas a la “preservación y restauración del equilibrio ecológico”. Se trata de un derecho que se complica cuando se cruzan intereses privados y sociales.

La presencia de la actividad humana, que recorre prácticamente todos los rincones del mundo, implica un impacto en el medio ambiente. La explotación de recursos naturales y los desarrollos habitacionales necesarios para satisfacer necesidades primarias de la población, llevan a intervenir en el medio natural.

La construcción de vivienda en las ciudades que se expanden constantemente, la producción de alimentos, la producción de fuentes de abastecimiento de energía, todo ello impacta en la naturaleza. La agricultura, la ganadería, la piscicultura, la explotación forestal, todo ello tiene una consecuencia en el medio. La producción de electricidad que exige la construcción de hidroeléctricas, la producción de hierro o de carbón, lleva a impactar directamente en el medio ambiente.

La actividad humana, cuando se despliega, lo hace en el plano de la naturaleza. El impacto en el medio ambiente, es inevitable. Teniendo en cuenta que la población requiere de alimentos, necesita de fuentes de energía como gasolina o electricidad, para trasladarse, para satisfacer sus necesidades de vestido, de materiales para la construcción, se concluye que es imposible que todo eso se produzca de la nada, como por arte de magia.

En ese contexto es que el derecho humano al medio ambiente sano se debe entender y desplegar. No se trata de no impactar para nada al medio ambiente. Eso es imposible. Para satisfacer la necesidad de vivienda, se requiere de expandir el territorio de las ciudades o “construir verticalmente”. También se requiere de acceder a los materiales de construcción, para producir las casas habitación necesarias. Se requiere de construir calles que necesitan de cemento, de piedra, de metales diversos, de los materiales necesarios para llevar agua a las viviendas, para disponer de los residuos humanos.

Sencillamente, disponer de los residuos sólidos humanos, implica un desafío de proporciones incalculables. Una ciudad como Tepic, produce a diario unas 430 toneladas de desechos sólidos. Eso significa que solamente la capital del estado produce anualmente unas 157 mil toneladas de dichos materiales. La cifra no deja de ser un vistazo simple de un problema complejo. No obstante, la primera pregunta que surge del dato es, ¿qué hacer con toda esa basura?

En esas circunstancias, procede analizar el coeficiente de adversidad a vencer para lograr el objetivo planteado en la Constitución Federal, en relación con el derecho a un medio ambiente sano. Las reflexiones ahora se hacen pertinentes en el contexto de lo que ocurre en el estado con los incendios forestales y su impacto en la flora y la fauna.

Lo que procede, frente al imperativo constitucional de acceso a un medio ambiente sano, es asumir el principio del aprovechamiento sustentable de los recursos disponibles. Esto es, se trata de lograr satisfacer las necesidades humanas de manera racional, afectando al medio ambiente lo menos posible y preservando los ecosistemas lo mejor posible. El aprovechamiento sustentable para de la premisa de que no se pueden producir satisfactores para la población, sin que exista un impacto en los ecosistemas. De lo que se trata es de que ese impacto sea el menor posible.

La contaminación en sus diversas formas, del suelo, del aire, del agua, debe reducirse a su expresión mínima. Contingencias ambientales como la que vive Tepic año con año, en mayor o menor medida, nos deben llevar a reflexionar profunda, seria, científicamente, en las soluciones posibles que proceden ante hechos que nos afectan a todos. Una contingencia ambiental es una “Situación de riesgo, derivada de actividades humanas o fenómenos naturales, que puede poner en peligro la integridad de uno o varios ecosistemas”. Esto debe añadirse al análisis, pues la naturaleza misma de pronto impacta en medios ambientes locales, como en el caso de los huracanes. Obviamente, fenómenos naturales como los huracanes no pueden ser evitados, pero el impacto en el medio ambiente sí puede recibir el beneficio de las acciones humanas.

Cuando se habla de “ordenamiento Ecológico del Territorio”, se suele aludir de manera restrictiva a “la planeación del desarrollo urbano y la vivienda”. Hasta ahora, esa concepción excesivamente limitada, no considera otras aristas de esa expansión de la presencia humana mediante la construcción de vivienda. La generación de empleo, la movilidad de las personas, el acceso a satisfactores primarios como los alimentos, todo esto y más no puede aislarse del desarrollo urbano y de la construcción de vivienda.

Todo esto es lo que ha expresado el doctor Navarro Quintero, cuando se refiere a la corrupción que ha complicado la preservación de un medio ambiente sano. La explotación irracional de recursos pétreos pone en serio riesgo el futuro de la ciudad de Tepic y de Xalisco, solamente por citar un caso. De ahí el llamado que ha formulado, de manera abierta y sin exclusiones, para que la ciudadanía en todos los estratos, esferas y campos de acción, nos comprometamos a preservar lo mejor posible, el medio ambiente del estado.

Los hechos recientes nos deben servir como llamado contundente y definitivo, para robustecer la planeación del desarrollo. A eso se debe sumar el reforzamiento de una conciencia ecológica en la sociedad entera.

El gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero ha propuesto también, toda una estrategia para el rescate de espacios naturales en Nayarit mediante el reforzamiento de decisiones con altura de miras. Lo anterior, en línea con el decreto del 6 de junio de 2022. Esto es lo que puede enriquecer de manera sustantiva (aunque nunca de manera definitiva), el universo de soluciones al problema aquí descrito. Seguramente que pronto tendremos noticias en ese sentido.

NOTAS RELACIONADAS

Deja un comentario

SÍGUENOS

21,000FansMe gusta
277SeguidoresSeguir
210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -spot_img

LAS MÁS LEIDAS